Carta a mi Yo Perfeccionista

"A" es una mujer bella, alegre y talentosa, y también es una mujer con una tendencia a exigirse y presionarse demasiado. Como parte de su proceso terapéutico, escribió una carta a su "yo perfeccionista", y con todo su amor nos permitió compartirla. Es su deseo y el nuestro, que estas palabras sumen en el camino amoroso y compasivo de quien lo lea, el camino que lleva al éxito genuino, ese que nace desde el interior.



Querida YO PERFECCIONISTA:


Con amor te digo que no te quiero de vuelta.


Has sido un motor importante para mi desarrollo, pero el precio que he tenido que pagar ha sido muy alto.


No quiero vivir bajo tus estándares. Me gustan más los míos que están siendo mejores. Curioso ¿no? Me exijo menos y rindo más.


Resulta que ser perfecta o hacerlo todo perfecto no es tan sano ni tan eficiente. Honestamente no lo imaginé, ni lo vimos venir.


Te agradezco muchas cosas en definitiva, pero no quiero vivir así nunca más.


Me enseñaste mucho y me hiciste mejor, pero es mejor disfrutar del camino y vivir, que ser perfecto y mejor que todos.


Me gusta más ser yo…


Prefiero aprender que no equivocarme.

Hoy elijo saber levantarme antes que nunca caerme.

Elijo ser feliz y no estar tensa.

Elijo amar mis defectos, mis imperfecciones, antes que no tenerlos.

Elijo ser creativa antes que perfecta.

Me elijo a mí: amorosa, compasiva y con muchos recursos. No a ti: tensa, preocupada y con dolor de espalda.

Elijo vivir la vida y disfrutarla…

Disfrutarme, amarme.


Y elijo ser feliz.

Con amor… yo.




¿Y tú? ¿Qué necesitas decirle a tu yo perfeccionista y exigente?



127 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo